domingo, 27 de mayo de 2012

NO HABRIA NECESIDAD DE TELETONES



 
Definitivamente los ciudadanos debemos estar informados y ser cada vez mas participativos sobre la importancia de exigir la rendición de cuentas, de la clase política que nos gobierna y aun más, de aquellos funcionarios públicos que sin ser conocidos en la esfera pública, ni salir sus nombres en los medios de comunicación, se encargan de administrar los recursos públicos que por ser públicos, pertenecen a todos.

En verdad que no es una cuestión de partidos políticos, tampoco es una grilla contra el polémico sindicato de los maestros, tampoco no es que sean los panistas y los priistas corruptos y los perredistas unos “santos”; es más, no se trata tampoco de una cuestión electoral, porque dichos asuntos de gran trascendencia en la vida cívica de Los ciudadanos, son solo actos temporales de cada tres y seis años. En verdad, no es por ahí la cosa. Lo que les voy a platicar, es un claro ejemplo, de cómo en el futuro, los ciudadanos voten por quien voten y nos gobiernen, los que nos gobiernen, debemos estar vigilados, sobre la administración y el gasto de los recursos públicos, en los servicios que el gobierno federal proporciona en materia educativa. Aun para ser más específicos, en materia de educación especial.



Al respecto, la Constitución Política establece claramente en su apartado de Derechos Humanos y Garantías, artículo 3º, que: “Todo individuo tiene derecho a recibir educación”; así también determina que “El Estado Federación, Estados, Distrito Federal y Municipios, impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior. La educación preescolar, primaria y secundarias conformarán la educación básica; ésta y la medio superior serán obligatoria”. Mientras que por otra parte, el artículo primero de la citada Constitución, deja muy claro, que queda prohibida, “toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquiera otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

Luego entonces, toda persona discapacitada o por condiciones de salud, no le puede ser menoscabado o anulado su derecho a la educación.

Este derecho, se encuentra también reconocido a la esfera de un derecho humano, en el artículo 24 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, pues dicho precepto establece el derecho a toda persona con discapacidad, a no ser excluido del sistema educativo, a recibir educación especial, a mayor abundamiento, citamos dicho precepto normativo:

a) Las personas con discapacidad no queden excluidas del sistema general de educación por motivos de discapacidad, y que los niños y las niñas con discapacidad no queden excluidos de la enseñanza primaria gratuita y obligatoria ni de la enseñanza secundaria por motivos de discapacidad;

b) Las personas con discapacidad puedan acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás, en la comunidad en que vivan;

c) Se hagan ajustes razonables en función de las necesidades individuales;

d) Se preste el apoyo necesario a las personas con discapacidad, en el marco del sistema general de educación, para facilitar su formación efectiva;

e) Se faciliten medidas de apoyo personalizadas y efectivas en entornos que fomenten al máximo el desarrollo académico y social, de conformidad con el objetivo de la plena inclusión.



Creo entonces, hasta donde hemos leído, que el derecho de la educación de los niños que padecen algún tipo de discapacidad, se encuentra contemplado en nuestro ordenamiento jurídico. Sin embargo, tampoco es por ahí; no se trata de una cuestión de leyes, normas constitucionales o de tratados internacionales; en verdad, el problema que les voy a plantear, es algo mucho más dedicado.

El Plan Nacional de Desarrollo, que tiene su fundamento en lo dispuesto por el artículo 26 A de la Constitución Política, es su numeral 3.6 establece la política pública de “Grupos Vulnerables” y en el reconoce que el  Estado "... (debe) propiciar igualdad de oportunidades para todas las personas y especialmente para quienes conforman los grupos más vulnerables de la sociedad, como … las personas con discapacidad. La igualdad de oportunidades debe permitir tanto la superación como el desarrollo del nivel de vida de las personas y grupos más vulnerables. Esta oportunidad deben incluir el acceso a …educación …acorde con sus necesidades".  ¡Bla-bla-bla¡. Se escucha bonito.

Para no entrar a mas detalle, existe también el Programa Nacional para el Desarrollo de las Personas con Discapacidad 2009-2012, el Programa Sectorial de Educación 2007-2012 y el Programa Nacional para el Fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa; cada uno de esos programas, coinciden básicamente, en la importancia de promover la educación especial con el objeto de insertar en la sociedad, a los niños y niñas que padecen algún tipo de discapacidad intelectual, psicomotriz, visual, auditiva; palabras más o palabras menos, los recursos públicos que el gobierno federal destina para dicho fin, son de  $198,602.887 (Ciento noventa y ocho millones de pesos, seiscientos dos mil ochocientos ochenta y siete pesos. 00/100MN.). Quizás sea poco o mucho, eso no lo sé, pero son $198,602.887 (Ciento noventa y ocho millones de pesos, seiscientos dos mil ochocientos ochenta y siete pesos. 00/100MN.).

En teoría, parte de esa cantidad, el gobierno federal la transfiere a las entidades federativas, entre ellas, el Distrito Federal; y es ahí, donde precisamente, se pierde el ejercicio de ese recurso público.


Los “indicadores de gestión” en materia de educación especial, son muy claros, establecen las metas que deben alcanzarse en el año, con la finalidad de dar cumplimiento a los preceptos jurídicos antes citados. Resumiendo dichos indicadores, establecen contar con mayores profesionistas en dicho ramo, adquisición de materiales educativos, celebración de eventos para dicha comunidad, adaptaciones de mapas curriculares y otros tópicos, tendientes precisamente, para garantizar ese derecho.

Sin embargo, de una revisión a los portales de transparencia, tanto de la Secretaría de Educación Pública, como de la Secretaría de Educación del Distrito Federal, no encuentro pista alguna, de lo que ocurrió con ese recurso; no sé cuánto le toco al Distrito Federal y concretamente, cuanto le fue asignado a la escuela secundaria en donde cursa estudios mi hijo.

Es preocupante lo que planteo. Porque las escuelas secundarias públicas, me refiero a las de la Ciudad de México, las sociedades de padres de familia, discuten como obtener recursos superiores a 1,600 pesos, para poder pintar las bancas de los salones, cuando lamentablemente, el dinero circula frente a ellos y se destina para distintas rubros, legales o no, sin estar informados, para qué y porque se gasta.

En verdad es preocupante, porque nomas pienso en la comunidad de niños con síndrome de down, asperger, autismo, déficit de atención, inoperatividad; débiles visuales, “sordomudos” y otros más, que tienen su derecho a recibir una educación especial y que sin embargo, la escuela de su comunidad, de su colonia, de su barrio; dicho derecho es nulo, inexistente y peor aún, el dinero que se destina para ello, no sabemos en donde termina.


No estoy hablando de que alguien se “lo robo”, aunque posiblemente así haya sido; lo que si estoy seguro, es que posiblemente existe un desvió de recursos, dinero publico del erario que se “desvía” y termina gastándose en otras cosas o lo que es peor y no quisiera pensar en ello, en los bolsillos privados de algún mal funcionario o peor todavía, es las fechorías de algún candidato partidista, que promete honestidad y rendición de cuentas, sin saber lo que es una y es otra; o peor todavía, tolerar que la máxima televisora del país, lucra año con año con la población discapacitada en sus celebres “teletones”, con el único fin de evadir impuestos.

En verdad estoy muy preocupado por esta situación y en su momento, haré público el resultado de esta investigación; inclusive, la haré pública en un trabajo de investigación que presentare a la FES Aragón y si resulta grave, formulare la denuncia respectiva para su debida investigación y deslinde de responsabilidades.

Mientras tanto, cuando llegue las campañas televisivas de apoyar el “Teletón” de Televisa, pensemos en verdad, si el “teletón de nuestros gobiernos” por apoyar a nuestra educación, se destina realmente para lo que debería ser. Concretamente a la escuela pública donde asisten nuestros hijos. No habría entonces necesidad de mayores “CRIT’s” si el dinero público que es de todos, se gastara para lo que debe ser.

En fin, llegare hasta las últimas consecuencias. ¡Tengo que hacerlo¡.









domingo, 20 de mayo de 2012

LOS CANDIDATOS A DIPUTADOS POR EL X DISTRITO LOCAL EN EL DISTRITO FEDERAL



Quisiera ser propositivo esta vez y hablar de las ventajas del sistema político mexicano, pero no creo poderlo hacer.  No al menos, mientras los ciudadanos no hagamos la tarea de por lo menos investigar, quienes son las personas que aspiran a representarnos. Lamentablemente, quizás no sean los mejores candidatos, pero si, uno de ellos será nos guste o no, nuestro representante, el cual tomara aquellas decisiones, que nos incumbe a todos.

Los vecinos de las colonias Guerrero, Buenavista, Santa María la Ribera, San Rafael, Condesa, Roma, las que se ubican en la parte sur de la Delegación Cuauhtemoc,  tendrán que elegir a quien será su próximo diputado local; el mismo que espero, no se distinga en el futuro, por sus inasistencias en las sesiones o sus abusos en el desempeño del cargo o en la impunidad que le representa la investidura de legislador. No vaya a ser que dentro los próximos tres años, sin haber cumplido con lo que ahora prometa y sin haber rendido cuentas a sus electores, pretenda postularse como diputado federal, jefe delegacional o cualquier otro cargo que le represente las canonjías y los excesos de los privilegios que implica ostentarse legal y constitucionalmente, como “representante popular”.

Por eso, con el ánimo de ser propositivos, estudiamos cuales fueron las plataformas legislativas que inscribieron los candidatos en el Instituto Electoral del Distrito Federal, para más o menos, tener idea, lo que podemos esperar de ellos, si es que llegan a ganar.
Jorge Alberto Torres Becerra candidato del PANAL


Por ejemplo, el Partido Nueva Alianza, propone a una persona que se llama Jorge Alberto Torres Becerra, pero no sabemos nada de él; su partido político, ni siquiera se ha tomado la molestia de subir en su página web la curricula de sus candidatos, ni tampoco en difundir como dicho partido cumplió con sus valores democráticos. Tan sólo en el caso de su candidato, sabemos que tiene veintiséis años de edad y que estudio en el Colegio Holandés y esa información, fue la que obtuvimos en “redes sociales”, que siendo sinceros, no dice absolutamente nada de él.

La Plataforma de Nueva Alianza, para diputados locales, habla muy someramente de su propuesta legislativa; hablan por ejemplo de introducir en la administración pública del Distrito Federal, el concepto de “Nueva Gestión Pública”, pero no explica como la introduciría; igualmente habla de “reformas de segunda generación” que impliquen una “reingeniería institucional”, pero tampoco explica cómo hacerlo; quizás lo más claro de su propuesta sería la “revolución educativa” que trata de explicar al referirse que impulsara y reforzaría programas como “Escuela segura”, “Escuela de Tiempo Completo” y otros ambigüedades más, sin precisar, metas y objetivos concretos. Es una lastima que un partido con un candidato de la talla de Gabriel Quadri, no e haya tomado la molestia de elaborar una agenda legislativa para el Distrito Federal. Pareciera que no le importa y que su participación en el proceso electoral del Distrito Federal, sólo será para justificar las cuantiosas erogaciones que recibe. ¡Ojala me equivoque¡. Pero de la búsqueda de la información que realice, no encontré otra cosa.

Tania Espinosa Sánchez. candidata del PAN


El caso del Partido de Acción Nacional, presenta una candidata que por lo menos, en el internet, abunda información de ella. Nos referimos a Tania Espinosa Sánchez, estudio Derecho en la Universidad Iberoamericana y ha desempeñado diversos cargos en el sector público y social; fue Subdirectora de Enlace con Instituciones Públicas y Dependencias Federales, Unidad para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación; también fue servidora pública en la CONAPRED, en la Delegación Benito Juárez y en la Secretaría de Relaciones Exteriores.  Su designación fue a través de una elección interna, donde ella fue la única precandidata que se registró y por obvias razones, la única que compitió y gano la elección interna. Dado la poca transparencia de nuestros partidos políticos, no sabemos si compitió con otros precandidatos pero al parecer no. Considero sin conocerla, que cumple con el perfil para ser una buena representante, al menos tiene los estudios en derecho y una vocación por el altruismo, esto dicho, porque también en su información que obra en redes sociales, aparece que fue colaboradora de la Fundación Ashoka, un Organismo No Gubernamental, que quizás no lo ubiquen, pero que ha participado en algunos eventos filantrópicos y conocidos en los medios de comunicación masiva, como la denominada “Iniciativa México”.  ¡No creo que gane la elección constitucional, pese que su partido, ha llegado a ganar candidatos de su partido.

La Plataforma que registro el PAN en el Instituto Electoral del Distrito Federal se encuentra muy bien elaborada, por lo que se refiere a los candidatos a Jefes Delegacionales, pero lamentablemente, no dice nada, sobre su agenda legislativa para el Distrito Federal. ¡Lástima que dicho partido político, de amplio prestigio y reconocimiento nacional, sólo haya cumplido con el requisito de presentar una plataforma para registrar su candidata. Pero nada dice, respecto al programa legislativo que presentaran quienes resulten seguramente los diputados de oposición en el Distrito Federal. Preguntome: ¿Qué propone el PAN?. Quizás lo que se le ocurra su candidata a la jefatura de Gobierno para luego, olvidarlo.  Dicho partido, nada dice sobre el aborto, la prostitución, la comunidad lesbigo-gey, el transporte público, los mercados públicos, la gestión gubernamental; pareciera que las llamadas “reformas estructurales” de las que tanto refiere su candidata a la presidencia Josefina Vazquez, no existen en el Distrito Federal. Pareciera que la reforma política, no es tema de agenda, ni la descentralización educativa, ni el cúmulo de problemas ambientales como el agua, las áreas verdes y la calidad del aire. ¡Nada¡. ¡Absolutamente, no dice nada¡.

El candidato a diputado por la Alianza PRI-PVEM. Lamento decir que es un autentico desconocido.  Se llama Rubén Erick Alejandro Jiménez Hernández, pero no sabemos nada de él. No hay información en “redes sociales”, su designación fue a través de una misteriosa convención de delegados que realizara el PRI en fecha desconocida. Lo único que se sabe de él, es sobre un juicio de protección a derechos políticos constitucionales promovido ante el Tribunal Electoral, por un litigio concerniente a una elección interna para consejero políticos de dicho partido. ¡Pero nada más¡ No se sabe ni siquiera en que escuela estudio o que profesión tiene. ¡nada¡. ¡absolutamente nada¡. Pareciera que su partido, no le interesa promover su candidatura.

En cambio, la plataforma electoral que presentara el PRI, se encuentra soportada en un plan de acción legislativa, que pareciera, que para dicho instituto, le importa poco, quien quede como candidato, pues su plataforma es demasiada clara. Por ejemplo, el PRI propone transparentar la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, es decir, imponerle mayores obligaciones de informar a la ciudadanía a través de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Distrito Federal; igualmente propone una Ley de Desarrollo Metropolitano, la Ley de Mercados Públicos, la creación de “clusters” (zonas económicas georeferenciadas), crear un Fondo de Riesgo para microempresarios, constituir “Financiera del Distrito Federal”, el Instituto de la Economía Social y Solidaria, el Instituto de Rehabilitación, promover el programa de “primer empleo en el DF”; también propone la reforma política del Distrito al crear “órganos colegiados” “ayuntamientos” que sustituyan lo que hoy conocemos como Delegaciones.

AGUSTIN TORRÈS PÈREZ. CANDIDATO DEL PRD


Finalmente el candidato de las llamadas “Izquierdas”, PRD-PT-Movimiento Ciudadano y muy posible ganador de la contienda electoral, es él quien fuera Jefe Delegacional en Cuauhtémoc: Agustín Torres Pérez.  Licenciado en Administración por la Universidad del Valle de México y Maestro por el Instituto Nacional de Administración Pública. Fue Subdirector de Mercados y Vía Pública de la Delegación Cuauhtémoc, del 2004 al 2006; Director General de Desarrollo Social en la citada Delegación del 2006 al 2009 y finalmente Jefe Delegacional en Cuauhtémoc de 2009 al 2012.

Es quizás de todos los candidatos citados, el único que estará en aptitud de exigirle cuentas por su desempeño en un cargo público, como fue haber sido Jefe Delegacional en Cuauhtémoc.

De acuerdo con su II Informe de Gobierno en la Delegación Cuauhtémoc,  las obras públicas de gran relevancia construidas en su administración, fue el Centro Comunitario y Deportivo Villa María con un costo de 7.2 millones de pesos, así como la construcción de la cancha de futbol y pista de tartán en polideportivo Cuauhtémoc, el cual ya costo 568 mil pesos, su estudio y proyecto, y 5 millones de pesos, su construcción. No se cuenta con información de desvió de recursos o pagos en exceso por la ejecución de dichas obras.

Además durante su gestión, como Jefe Delegacional, se beneficiaron 13,727 jefas de familia con un apoyo mensual de $350.00, 6,115 adultos mayores, también con $350 pesos mensuales, 2143 estudiantes con una beca de $250 pesos, por citar sólo algunos datos de su informe de gobierno. Algo que me llama la atención, es que la delegación apoyo a que estudiantes rechazados de instituciones públicas, a que pudieran inscribirse becados en escuelas particulares de la demarcación territorial, como la Universidad del Distrito Federal, el Instituto Leonardo Bravo y el Colegio Le Franc pudieran pagar su inscripción y colegiaturas.

La  plataforma legislativa del PRD dice cosas interesantes. Crear el Banco de la Ciudad de México para apoyo a pequeños emprendedores y egresados de las Universidades; desarrollar un Programa comunitario de Empleo de la Ciudad de México, promover la descentralización educativa en la Ciudad de México, así como la aprobación de la Ley de Derechos y cultura de los Pueblos Originarios, basado en la Ley COCOPA, entre otros.
TRIBUNA DE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DEL DISTRITO FEDERAL

Si bien, ningún candidato se ha dado la molestia de responder mis preguntas al cuestionario que hice publico en semanas pasadas, puedo decir, que al menos, el mejor de todos los candidatos que aspira a ser diputado local, es sin duda alguna Agustín Torres Pérez, de la coalición PRD-PT-MC. Seguido de Tania Espinosa Sánchez candidata del PAN.

¡En fin cumplo con informar¡. Que sea lo mejor para la democracia en el Distrito Federal. Los ciudadanos tienen la última palabra.


KIOSKO DE LA ALAMEDA DE STA MARIA LA RIBERA


sábado, 12 de mayo de 2012

LA HISTORIA SECRETA DE LA DIRECCIÓN FEDERAL DE SEGURIDAD. LA "CIA MEXICANA".


Los servicios de inteligencia y espionaje, siempre han existido. Pero en la época contemporánea, nacieron a partir de quien fuera el Director de la Oficina Federal de investigación (FBI), John Edgar Hoover.

Hoover ingresó al Departamento de Justicia en el año de 1917, pero no fue hasta 1924, cuando se le designó como director del FBI. Lo primero que hizo, fue limpiar la organización de corruptos, rodeándose de agentes leales y profesionales.

Después llegaría la segunda guerra mundial, cuando la amenaza mundial fueron los nazis, entonces los agentes del FBI se trasladaron a Europa para coadyuvar con los militares, tratando de intervenir la comunicación de las fuerzas enemigas y poder con ello anticipar, las acciones militares por emprender. Esa organización policiaca militar se llamaría la Office of Strategic Services, en el participarían espías de primer nivel como Allen Dulles y Win Scott.  Finalizando la guerra mundial, nacería la Central de Inteligencia Americana, la CIA, cuya principal misión, sería efectuar trabajos de espionaje, sobre los actividades no solamente de los enemigos de la paz, (los comunistas), sino también, hasta de personajes del medio artístico, cultural, político, social de los Estados Unidos y del mundo entero, incluyendo México.

Mientras eso ocurría en el mundo, el Presidente de México quiso lo mismo para el país. Crearía su Agencia Central de Investigación. Cambió la denominación de Información Política de la Secretaría de Gobernación, de la que él, había sido Secretario en el sexenio anterior, para crear, en forma unilateral y sin fundamento jurídico alguno, la oficina denominada Dirección Federal de Seguridad. ¡La “CIA” mexicana”¡.

La Dirección Federal de Seguridad fue la policía política del Presidente de la Republica, cuya importante misión, era espiar a los enemigos del régimen; hacer un sistema de espionaje, de la misma calidad y eficiencia de la CIA Americana, quizás no con los mismos recursos tecnológicos de los americanos, pero si por lo menos, con las mismas funciones, para poder ofrecer al Presidente, “información veraz y confiable” sobre lo que hacían, decían, escribían y otros datos de la vida privada de los personajes públicos del país.

El primer Director de la DFS sería el Teniente Coronel Marcelino Inurreta de la Fuente, un ex veterano de la Revolución. El Subdirector de la Agencia, sería el Mayor Manuel Mayoral García, quien controlaba el tráfico de mariguana en todo el país; el Jefe de Control de Agentes, Juan Ramón Gurrola; los Jefes de Grupo serían Alvaro Basail de la Vía y Ernesto Moncada canalizo, también a dos tenientes y ocho subtenientes recién egresados del Heroico Colegio Militar, así como  una veintena de policías. No eran ellos miembros de una policía común, era realmente una “policía de elite”. Un cuerpo de miembros policiacos, bien remunerados y capacitados por el FBI, cuya misión sería, la obediencia al Presidente de la República.

Sus primeras oficinas fueron en Plaza de la Republica Nª 6, frente al Monumento a la Revolución. Ahí en su aula de capacitación, recibirían pláticas por los agentes del FBI, respecto a como portarse, vestirse y comportarse en fiestas. Debían proteger al Presidente e investigar aquellos asuntos delicados que ordenaran sus jefes, además debían de analizar la información obtenida y realizar los operativos especiales contra los enemigos del régimen.

A estos primeros miembros de la Corporación, llegarían otros más, no con la preparación y disciplina policiaca militar, pero si con su salvajismo y brutalidad: una docena de pistoleros provenientes de Veracruz, cuatro hermanos llamados “Los Pumas” y otros dos más, apodados los “Bouzas”. Todos ellos propuestos y aceptados, por el mismísimo Presidente Miguel Alemán Valdés.
MIGUEL ALEMAN VALDEZ
PRESIDENTE DE MEXICO 1946-1952

El Presidente de la Republica tenía que lidiar con varios servicios policiacos. No le bastaba los agentes judiciales de la Procuraduría General de la República, o los soldados del Estado Mayor Presidencial e inclusive, hasta los policías pertenecientes al Servicio Secreto del Departamento del Distrito Federal, sino que también, requería de sus propios agentes, “hombres de estricta confianza”, que pudieran investigar asuntos de vital importancia. Bajo ese criterio, se incorporarían dos capitanes provenientes de la Secretaría de la Defensa Nacional: Luis de la Barrera Moreno y  Fernando Gutiérrez Barrios, alias “El Pollo”.

Las primeras misiones que realizo la Agencia Central de Inteligencia (mexicana), fue investigar sobre la veracidad de un “platillo volador” fotografiado por el Diario El Universal. La investigación exhaustiva concluyó que no se trataba de extraterrestres, sino de una broma. Después, se dedicaron a espiar un Yugoslavo de nombre Carlos Bognadovic, Dragutin o Drago, a quien siguieron por varias semanas e intervinieron su teléfono a través de dos turnos y cuatro policías que se rolaban la misión, en una habitación secreta del Hotel Regis. El informe concluía que se trataba de un comunista y un sujeto “altamente peligroso”,  que iría a una playa de Argentina, sin ser visto por la Policía. Otra de las misiones importantes que tenía que cubrir, era investigar el movimientos de lideres obreros sindicalizados (petroleros y ferrocarrileros), algunos extranjeros, periodistas criticones, a políticos priístas como Ezequiel Padilla y Miguel Henríquez Guzmán.

La nomina de los agentes secretos al servicio del Presidente, era muy extensa, que ni entre ellos mismos se conocían y algunos de ellos, cobraban en más de dos nominas gubernamentales. No solamente participaban en ella, miembros del Estado Mayor Presidencial, sino también, agentes de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales de la Secretaría de Gobernación, encargados de leer libros y hacer investigaciones sobre las biografías de algunos políticos priístas y disidentes; también se encontraba el Servicio Secreto de la Policía del Distrito Federal y Policías Judiciales de la Procuraduría General de la República; todos ellos, extraoficialmente bajo dos mandos totalmente opuestos, el de un militar presumiblemente  honesto, el Teniente Coronel Marcelino Inurreta de la Fuente que inculcaba además del amor a la patria y las virtudes del buen policía, frente a otro, sin nombramiento oficial alguno, el Coronel Carlos I. Serrano, quien se le calificaba de un tipo poco escrupuloso e involucrado en empresas ilegales entre ellas el tráfico de narcóticos, quien además era hombre de confianza del Presidente y había tenido la distinción de ser el Jefe de la Policía, en los tiempos en que el Presidente se desempeñara como Gobernador del Estado de Veracruz.

De esta manera el Presidente de la Republica asumía un poder exorbitante que acompañado de su “Policía Inteligente”, tenía la noble misión de mantener la estabilidad política y pacífica del país. ¡Sin comunistas¡ …¡Sin disidentes¡.

La forma de ingresar a la policía política era un ritual. Solamente era por recomendación y después de un tiempo de que los candidatos a la policía secreta, se desempeñaran como “meritorios”.  Hecho lo anterior, la propuesta del nombramiento era a través del Teniente Coronel Marcelino Inurrueta de la Fuente, quien entrevistado al candidato y de someterlo a “duras pruebas” de su lealtad, lo presentaba personalmente al Presidente de la Republica, quien finalmente lo admitía a la Corporación. Una vez admitido a la Dirección Federal de Seguridad, le entregaban una charola, en el que contenía su fotografía y se señalaba el numero de credencial, así como una leyenda insertada que decía: “Por acuerdo del C. Presidente de la República se ordena a las autoridades militares y civiles le den toda clase de facilidades en el desempeño de su cometido” …”…está autorizado para portar armas. Las autoridades y los particulares deberán facilitarle el cumplimiento legitimo de su cargo”.  El número de la charola era importante, señalaba la antigüedad en la Corporación y otorgaba, un poder que permitía arrogancia, prepotencia, privilegios e impunidad.

La CIA mexicana nació en 1946, en el mismo año, de la CIA Americana. Sin embargo, las diferencias entre una corporación y otra, eran abismales, pues si bien ambas se distinguían por efectuar servicios de espionaje, lo cierto era que ambas corporaciones, la profesionalización y la tecnología que empleaba, era el principal factor que los diferenciaba.

Aunado a que la ”CIA mexicana”, la Dirección Federal de Seguridad, terminó por subordinarse a las políticas y directrices de la Central Intelligence Agency; a través de su Agente secreto y especial en México: insospechadamente, el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

¡En fin, historias de policías, ladrones y espías¡. La historia oculta y censurada, de la policía mexicana en la era del PRIATO.
 

·       AGUAYO QUEZADA, Sergio. La Charola. Una historia de los servicios de inteligencia en México. Editorial Grijalbo. México 2001.

·       MORLEY, Jefferson. Nuestro hombre en México. Winston Scott y la historia oculta de la CIA. Editorial Taurus. México 2010.






sábado, 5 de mayo de 2012

VIVIR EN LA COLONIA GUERRERO

.




Vivir en la Colonia Guerrero. En la famosa Colonia Guerrero ubicada aledañamente en el Centro Histórico de la Ciudad de México. La que prometió ser uno de los fraccionamientos de la gente mas distinguida del circulo porfirista y que termino en convertirse, en muy corto tiempo, en una de las colonias más populares de la Ciudad de México.
Aun cuando gobernaba Porfirio Díaz el país, en el “fraccionamiento Guerrero”, vivían importantes familiares. Algunos de ellos, habían comprado y construido sus casas, enormes construcciones que contaban con los servicios de agua, drenaje y la luz eléctrica, con calles pavimentadas que garantizaba la circulación de los primeros automóviles Ford, que llegaban a la Ciudad de México, inclusive, de los Tranvías que transportaban a los habitantes de la Ciudad; la joven colonia, que había encontrado por fin, la civilización, gracias al progreso que había generado la construcción del Primer Ferrocarril Mexicano y con empresarios como Rafael Martínez de la Torre, Manuel Escandón y el banquero Thomas Braniff.
En esos primeros años, concretamente en la primera década del siglo XX, los habitantes del Fraccionamiento Guerrero, eran las familias Landa y Escandón, Pimentel y Faguagua, Casasus, Limantour y Rivas Mercado, por citar alguno de ellos pero todos ellos abandonaron sus propiedades, cuando estalló la revolución mexicana. Cuando la paz social se rompió, a consecuencia de la ’’decena trágica’’, durante aquellos diez días, del 9 al 18 de febrero de 1913, los habitantes de la Ciudad, especialmente los del Fraccionamiento Guerrero, sólo escuchaban el ruido de las metralletas y los cañonazos, que anunciaban el derrocamiento del Presidente Francisco I. Madero.
Entonces algunas de las ilustres familias que habitaron el fraccionamiento, decidieron huir, más aun, cuando tuvieron conocimiento, que la Ciudad sería ocupada, por los caudillos revolucionarios Emiliano zapata y Francisco Villa, allá por el mes de diciembre de 1914.
Entonces la Ciudad hubo un caos, una anarquía, las fuerzas revolucionarias de Emiliano Zapata y Francisco Villa gobernaron transitoriamente la Ciudad, después llegaría el general Álvaro Obregón; la guerra civil entre facciones revolucionarias había estallado y por ese motivo, muchas de esas familias adineradas, abandonaron sus lujosas casas.
Los nuevos emigrantes de la colonia, no sería la clase aristocrática del gobierno porfirista, exiliada en Europa o en los Estados Unidos, sino que lo sería la gente del pueblo, los soldados villistas, zapatistas y obregonistas que invadieron aquellas mansiones, para convertirlas en casas comunitarias, llamadas después en forma despectiva, ‘vecindades‘.
Una vecindad era un concepto de vivienda popular. Las mansiones porfiristas se convirtieron en vecindades. Cada habitación de la residencia se convirtió en cuartos para habitar. Los nuevos colonos de la Guerrero, se apropiaban de aquellas casas para convertirlas en sus respectivos hogares. Cada vecindad, era por lo tanto una familia. Los vecinos compartían no solamente el área común, escaleras y pasillos, sino a veces los baños, los lavabos, los comedores, la azotehuela;  también, compartían las fiestas, las bodas bautizos, quince años y hasta los velorios. La vecindad, era una forma de convivencia comunal, donde la pobreza y el milagro mexicano, se mezclaba en la eterna promesa de lograr, el sueño mexicano de la justicia social que tanto pregonaron los gobiernos revolucionarios.
Cuando el país logro restaurar la paz social, pocas ganas tuvieron las familias porfiristas de recuperar sus propiedades, aunque lo hubieran hecho y emprendido las acciones legales ante los tribunales mexicanos, el gobierno no los dejaría. Tan sólo en 1942 Y 1948, los Presidentes Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán Valdés, promulgaron los decretos de ``rentas congeladas``, con el cual, prácticamente, se expropiaba las casas a favor de los inquilinos.
Ningún casero podía desalojar a sus inquilinos. Las leyes civiles y sobre todo los contratos de arrendamiento, estaban a favor de los que menos tenían, de la clase pobre del país que había llegado a la Ciudad de México, en búsqueda de trabajo y mejores oportunidades para su familia. ¡Qué mejor que vivir en la Colonia Guerrero!. Aquellas mansiones de los porfiristas, se convirtieron en vecindades y después, con el transcurso del tiempo, se deteriorarían, hasta algún día derrumbarse o demolerse a consecuencia de los sismos de 1985.
Pero mientras tanto, la Colonia Guerrero creció y se convirtió, en una zona que le dió identidad a la Ciudad de México. Llegaron a establecerse, los primeros cines, carpas, teatros, cantinas y hasta prostíbulos. Vivir en la Colonia Guerrero, era vivir en el corazón del país, formar parte de esa clase pobre que se convertiría en clase media, que experimentaría sin darse cuenta, el milagro mexicano de la década de los cuarenta y cincuenta. Nadie mejor podía explicar éste fenómeno social, que el antropólogo Oscar Lewis y su libro censurado, ’’Los Hijos de Sánchez’’, que provocara una denuncia de hechos, por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística en contra del célebre investigador; o bien, la pelicula de "Los Olvidados" de Luis Buñuel, terrible pelicula de la pobreza mexicana que se vivía en la colonia.
Había cines en la colonia. El Briseño que alguna vez se incendió y que luego cambiaría su nombre a Nacho Torres, el Capitolio, Oreón, Soto, que después se dividiría en dos para llamarse Juan Orol; también llegaría el cine Monumental y el Mina. Junto a esos cines, se verían las películas de Pedro Infante, Jorge Negrete, Pedro Armendáriz, María Félix, Dolores del Rio, Germán Valdés Tintan, por citar algunas de las estrellas de aquel cine mexicano. Ya en los años ochentas, sólo quedaban dos cines, Briseño y el Juan Orol, en éste último se exhibían las películas de Lyn May, Rafael Inclán, Luis de Alba, Sacha Montenegro, Lina Santos, y otros celebres actores del triste género cinematográfico de ficheras y albures.
Pero nada mejor que el teatro, la carpa ’’Lolita’’ que se instalaba temporalmente en la esquina de Guerrero y Mosqueta, donde se cobraba dos pesos por tres sketchs, o el ’‘Tivoli’’ ubicada en al calle Libertad,  donde bailaban dos mujeres de cuerpos realmente espectaculares: Calentan y Sumukei, provocando a los espectadores, sus chiflidos y más bajos instintos, al grado de que su sola presencia y piruetas con las cortinas del teatro, lograba la masturbación de algunos de sus admiradores. No solamente existían esos dos teatros, estaba también el ’’Folis’’, donde actuaba el popular ’’Palillo’’ con sus sketch subversivos contra el gobierno priísta, el ’’Jardín’’ ubicado en la calle de Marte, el ’’Camelia’’ y el ’’Olímpico’’, o el conocidísimo ’’Salón México’’ que hasta película le hicieron,  o el popular "Salón los Angeles", por citar alguno de ellos. ¡Qué tiempos aquellos!. Cuantos comediantes no vieron esas carpas. Adapos, Willy, Jesús Martínez ’’Palillo’’, Manuel Medel y el popular, Mario Moreno ’’Cantinflas’’.

MARIO MORENO "CANTINFLAS"

El Regente Ernesto Uruchurtu contribuyó a la modernización y moralidad de la colonia, ordenó demoler vecindades, para construir el Paseo de la Reforma,  ¡ni el "Tivoli" se salvó¡; partío media colonia, sin importar cuantas vencindades demolía; prohibió también el comercio ambulante y para eso reconstruyó en el año de 1955 el Marcado Martínez de la Torre, en sus dos secciones, "ropa" y "comida";  impusó horarios a cantinas y pulquerias, excepto misteriosamente el Bar "La Terminal", que era el único Bar de la Ciudad, que trabajaba con un horario privilegiado de 24 horas. "Nunca abria", y también "nunca cerraba", ni las autoridades del Departamento del Distrito Federal, se atrevían a clausurarla. Decían las malas lenguas, que sus dueños, eran familiares del Regente.
La Colonia Guerrero crecería al lado, de los patrios de ferrocarril de Nonoalco Tlatelolco y también del popular barrio de ’’Tepito’’. Cuna de boxeadores, como Rodolfo ’’Chango’’ Casanova, ’’Kid’’ Azteca, José ’’Toluco’’ López, hasta Rubén ’’Púas’’ Olivares. Muchos de sus habitantes se convirtieron en famosos boxeadores, comerciantes y hasta celebres narcotraficantes, como ’’Lola la Chata’’, conocida también, como la ’’Emperatriz de las Drogas’’.
NARCOTRAFICANTE "LOLA LA CHATA"
Habitante distinguida de la Colonia, fue también Yolanda Vargas Dulche, la célebre escritora de tiras cómicas, como ’’Memin Pinguin’’, y también autora de varias historietas ilustradas, como ’’María Isabel’’ y ’’Rubí’’, ni que decir de Gabriel Vargas, quien inspirado en las vecindades de la Colonia, crearía una de los comics mexicanos mas celebres en la historia, ’’La Familia Burrón’’; o el famoso compositor ’’Chava’’ Flores, quien habitó en diversas vecindades de la Colonia.


De las Escuelas de la Colonia, muchas historias que contar. La escuela Juan Tellez Vargas, donde asistían los hijos de la industria cinematográfica, miembros del Sindicato de Cinematografistas; la Belisario Dominguez, la Manuel Ignacio Altamirano, Estado de Veracruz, Fray Bartolomé de las Casas, la Gustavo P. Mar,  República de Italia, República de Honduras; o las escuelas particulares, como el Colegio Los Angeles o el prestigioso Instituto Washington, donde alguna vez murio un infante a causa de un trueno y que después cerraría a causa de aquel sismo de 1985.
En fin, vivir en la Colonia Guerrero, es vivir en un lugar donde se tejen muchas leyendas y muchas personalidades, donde surgieron importantes personajes del ámbito cultural, político, artístico y deportivo. Una colonia de la que mucho se habla, pero poco se escribe. Nadie recuerda por ejemplo, que en esa colonia, tuvieron como representantes populares a dos distinguidas diputadas, Elba Esther Gordillo y Dolores Padierna Luna. Allá por los años de 1985 y 1997 respectivamente; donde surgieron organizaciones politicas y sociales de gran trascedencia en la historia politica del pais, como la Unión de Vecinos de la Colonia Guerrero o la Asamblea de Barrios.
Nada mejor que visitar la ’’U de G’’, ’’La  Casa Noste’’ o ’’La Hija de Moctezuma’’, para echar unos tragos y ver un partido de futbol; disfrutar un baño turco en los famosos "Baños MIna" o en los "Baños Locomotora",  o visitar el Tianguis Cultural del Chopo que se instala cada sábado a partir de 1989, cuando fueron expulsados de la calle de Chopo de la Colonia Santa María la Ribera, espacio donde convergen todas las tribus suburbanas de la Ciudad de México y donde han surgido, las principales estrellas y grupos del rock mexicano.
Vivir en la Guerrero, pues, debería ser un honor para quienes así lo sepan, comer la mejor barbacoa en el Mercado Martínez de la Torre o adquirir el ’’mandado’’, a precios populares, como los de la Merced.
ANTONIO DIAZ SOTO Y GAMA
De esas familias porfiristas que poblaron originalmente la colonia, hace más de cien años, ya no queda ninguna, quizás, sobrevivan las primeras familias revolucionarias, como la del profesor Antonio Diaz Soto y Gama, asesor de Emiliano Zapata, quien vivió en la calle de Zarco y cuyas hijos en vez de dedicarse a la política, se asilaron en la tarea evangelizadora de catequizar a los niños de la colonia.  En aquellos tiempos, antes del terrible sismo del 85, cuando el párroco Abel Fernández, teólogo de la liberación, se dedicaba a evangelizar a los niños bajo los principios del marxismo cristiano, para luego después, dirigir la reconstrucción de la Iglesia de Inmaculado Corazón de María.
Qué cosas, tantas historias y leyendas que contar, como el de la Familia Vazquez, que se encontró un tesoro que los hizo millonarios, cuando edificaron un hotel en la esquina de Moctezuma con Zarco; o bien, la historia del famoso ’’Canibal’’, José Luis Calva Zepeda, que apareció a la luz pública en el 2007 y de aquellos niños de la calle del crucero de Guerrero y Mosqueta, de las cuales, ya nadie habla de ellos y que nadie sabe ni sospecha, que a lo mejor sirvieron de víctimas de éste asesino serial.


Así es la vida. … ¡Vivir o haber crecido en la Colonia Guerrero, siempre será un honor¡.